jueves, 13 de octubre de 2011

Nunca empezar la casa por el tejado.

No soy ningún gurú del marketing (aún), pero dada mi experiencia en varias startups, sí puedo dar consejos (y en este caso, gratuitos) a futuros emprendedores o incluso a futuros empleados de startups.

Como habéis leído en mi último post "EMprendedor o EMbaucador", en mi última experiencia en una startup, aprendí muchísimas cosas y una de ellas fue precisamente la que da título a este post: "no hay que empezar nunca la casa por el tejado".

Me explico: cuando el emprendedor/embaucador decidió poner en marcha este ambicioso proyecto, creó un buen equipo y lo puso a trabajar en la aplicación. No había presentado previamente su idea ante inversores. Y ese fue el error...Empezó la casa por el tejado. Él optó por crear primero la aplicación y después buscar inversores.

¿Qué ocurrió?

Pues ocurrió lo obvio: que no tenía dinero para pagar al equipo. Pese a ello, el equipo continuó trabajando y terminó el desarrollo de la aplicación. Conseguimos hacer que la empresa fuese seleccionada como la vigésimo primera empresa tecnológica de nueva creación más prometedora del mundo. Todo un logro. Pero, cuando empezamos a visitar a los inversores y les decíamos que la aplicación ya estaba hecha, nos exigían ver la tracción. Es decir, querían ver cómo estaba el mercado respondiendo. Querían conocer datos sobre el número de descargas, los ingresos que obteníamos, etc.

Y yo lo entiendo!! Yo haría lo mismo. Si yo fuese un inversor y me gustara mucho una idea y además veo que la idea ya ha sido desarrollada; en lugar de arriesgar mi dinero a ciegas, optaría por esperar algo de tiempo antes de invertir para saber cómo reacciona el mercado ante esa aplicación.

El problema es que esto es la pescadilla que se muerde la cola, porque sí teníamos la aplicación hecha, pero no disponíamos de recursos financieros para darla a conocer en el mercado. Para poder promocionarla. Necesitábamos financiación para conseguir descargas e ingresos por el uso de nuestra aplicación y los inversores nos decían que necesitaban descargas e ingresos por el uso de la app para que nos dieran la financiación. Irónico. Eso fue un bucle y de ahí no salíamos.

¿Cuál es entonces mi recomendación para el emprendedor? Que presente la idea ante los inversores. Sólo la idea. Que consiga convencerles con su energía y pasión por su proyecto. Que obtenga la financiación necesaria, que forme un equipo que esté a la altura del proyecto y que lo desarrolle y lo ponga en el mercado.

¿Cuál es mi recomendación para los empleados de startups? Que dejen todo muy claro por escrito y que entren en el proyecto sólo si están convencidos de que la empresa ha obtenido financiación o cuenta con fondos propios suficientes. Que no entren, como hemos hecho muchos, por el mero hecho de creer en el producto o proyecto porque el aire no alimenta.

¿Estáis de acuerdo con este post?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario