viernes, 1 de octubre de 2010

Destino Final

Ni si quiera sé cómo explicar lo que me ha sucedido hoy en aeropuerto al tratar de coger mi vuelo de Ryanair Alicante-Madrid. Ha sido tan absurdo como increíble.

Antes de ayer, miércoles, recibí una llamada de la Asociación de Trabajadores Autónomos en la que me avisaban de una reunión hoy viernes en Madrid con el propio ATA, Microsoft WP7 y Movistar. De inmediato contraté el vuelo para hoy viernes a través de la web de Ryanair. Dado que la reunión estaba fijada para las 10:00 am, seleccioné el primer vuelo, 06:35 am.

Ayer jueves, en la oficina llevé a cabo la facturación online e imprimí las tarjetas de embarque. Mi primer error: no revisé lo que salió por la impresora...

Hoy viernes, día del vuelo y día de una reunión importante en la que yo, personalmente, quería estar presente, llego al aeropuerto de Alicante a las 05:50 am. Tiempo más que suficiente, dado que el avión salía a las 06:35 am, que yo no llevaba maletas y que ya tenía mis tarjetas de embarque impresas...

Control: como todos sabéis, antes de acceder a la zona de puertas de embarque, es necesario pasar por un área de control donde revisan la tarjeta de embarque, nos pasan por el escaner...Pues bien, muestro mis tarjetas de embarque y accedo sin problemas.

Llegada a la "Gate Number Eight": Sufro toda la larga cola para acceder al avión. Yo estaba muy tranquilo, puesto que no llevaba equipaje de mano y no me debía preocupar por si cabía o no cabía entre esos hierros que emplea la compañía para determinar si puede o no subir al avión como equipaje de mano o si debe, por el contrario, ser facturado y pagar por ello. Llega mi turno, muestro mi DNI y mis "tarjetas de embarque", sólo 25 metros me separan del avión. La azafata me mira y me dice que no puedo subir porque no tengo la tarjeta de embarque de la ida. Me indica que las dos tarjetas son las de la vuelta. No doy crédito a lo que oigo. Miro mis tarjetas y tampoco creo lo que veo. "¿Me la puedes imprimir tú aquí aunque yo te la tenga que pagar?" Gira su cabeza a izquierda y derecha repetidas veces y pone algo de cara de lástima cuando le digo que tengo que ir a Madrid, que necesito estar allí a las 10:00 am porque tengo una reunión. Un suave "Lo siento, señor, no puede subir sin la tarjeta de embarque" es todo lo que recibo. No me da tiempo a bajar para que me lo impriman en el mostrador de Ryanair. Está lejos y luego debería volver a pasar por la cola del control. Estoy casi abatido, pero me giro y veo una sala VIP. Decido entrar, le explico a la chica lo que ha pasado. Le digo que si ella puede imprimirme la tarjeta de embarque y me dice que sí, que se la envíe por e-mail y me la imprime. Me da una clave wi-fi para conectarme y acceder a mi mail, pero ésta no funciona, ni a la primera, ni a la segunda...Pasan los minutos, cierran la puerta de embarque y consigo acceder a la wi-fi. Obviamente ya no imprimo nada y me voy a intentar buscar otra solución. Vuelo de Iberia a Madrid empieza a embarcar. Voy bajo para ver si podía sacar un billete, pero esta lleno. Me acerco a la ventanilla de Spanair y me dicen que sale uno a las 08:55 am, con llegada a Barajas a las 09:55 am. Mi reunión con Movistar, ATA y Microsoft estaba fijada para las 10:00 am en el centro de Madrid. No llegaría a tiempo. Aborto misión y vuelvo a la oficina con mi jefe, a quien le he contado esto mismo que estoy escribiendo. Estoy enfadado con Ryanair, pero me doy cuenta de que el error ha sido mío por no haber comprobado las hojas que imprimió la impresora.

A estas horas, ya sé que la reunión ha ido genial. He estado en ella de forma "virtual" y los intereses de iFacturas no se han visto comprometidos. Se me pasa el enfado y "blogueo". Un saludo a todos (miembros de Ryanair incluidos)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario